¡PREVINA la escaras!

La formación de las escaras en el caso de pacientes encamados como consecuencia de un accidente u otro evento inesperado no depende de la edad, pero es cierto que una proporción significativa de pacientes ancianos y permanentemente acostados sufren de escaras. También está comprobado que las circunstancias adecuadas del cuidado pueden contribuir en gran medida a la regeneración más rápida del paciente. El organismo se regenera más fácilmente cuando es joven, pero el proceso de curación se vuelve más lento con la edad. La tendencia a las escaras se ve reforzada si el paciente es anciano, físicamente discapacitado, tiene fiebre o si las escaras está en estado deteriorado, pero su aparición afecta sobre todo a los pacientes que difícilmente logran o no son capaces de modificar su posición acostada.

El decúbito puede ser pronosticado a través de los factores de riesgo primarios y secundarios. La evaluación de riesgos se realiza con más frecuencia en la escala Norton o Braden por la recomendación del protocolo profesional.

La fase 0 de la escara significa su posibilidad de formación. No hay alteración perceptible en la piel, pero existe la posibilidad de la formación de una escara. La tarea más importante en el caso de las personas expuestas al peligro en esta fase es la prevención, porque la primera fase del decúbito – cuando la piel se vuelve de tacto caliente, vulnerable y se descama- puede aparecer repentinamente. El proceso sigue siendo reversible. Pero no es suficiente mover al paciente con frecuencia, también es importante aplicar el tratamiento preventivo regular.

¡Utilice diariamente el gel regenerador de piel dermolex para prevenir los síntomas causados por las escaras!

¿Cómo podemos prevenir las escaras?

Si es posible, modifiquemos a menudo la posición corporal del paciente, así podemos evitar que puntos de presión sensibles aparezcan en el paciente. El paciente acostado no debe quedar siempre de espaldas, debemos colocarlo a menudo de barriga o en su lado derecho. La sábana siempre debe permanecer seca y sin pliegues. En el caso del paciente girado de barriga, cuidemos que el paciente pueda respirar con facilidad. Coloquemos pequeñas almohadas separadas debajo de las partes corporales expuestas a presión constante (codo, talón, sacro, nalgas). Cuidemos y protejamos la piel del paciente con baño y lavado regular. ¡Enjuague siempre la piel después del baño y del lavado hasta que esté seca!

Por los datos epidemiológicos del decúbito, por su ocurrencia frecuente en numerosos ambientes de cuidado de salud, sus costos altos y la calidad de vida drásticamente peor de los pacientes que sufren de decúbito, puede afirmarse que la prevención de las escaras requiere una atención destacada.

Puede leer más informaciones sobre el uso del gel regenerador de piel dermolex aquí.